P.A.P: Primeros Auxilios Psicológicos.

Los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP) con la primera atención que reciben los afectados en incidentes críticos (accidentes naturales, accidentes provocados por el hombre, incidentes críticos cotidianos…) en las primeras horas tras el impacto (tras las primeras 72 horas ya no serían la atención requerida).

Mediante los PAP se pretende reducir el nivel de estrés inicial causado por el evento traumático, fomentar la adaptación a corto, medio y largo plazo de las personas implicadas y potenciar estrategias de afrontamiento.

Objetivos y fases.

La aplicación de los PAP persiguen promover en los afectados sensación de seguridad física y emocional, calma, conexión con la red de apoyo, autoeficacia y eficacia del grupo de iguales o comunidad, afrontamiento y ayuda. Para cada uno de estos aspectos existen diferentes estrategias.

Las fases de aplicación de este tipo de ayuda comenzarían con una primera toma de contacto y culminaría con la conexión con servicios externos.

-Contacto y presentación: presentación del interviniente (o persona que vaya a aplicarlos) en la que se presenta de forma no intrusiva explicando por qué su acercamiento e intentando establecer una comunicación caracterizada por la confidencialidad, la atención a las necesidades y explicando el método de trabajo.

-Alivio y protección: cubrir necesidades vitales básicas y ayudar a la reagrupación familiar si fuera posible y necesario.

-Contención:proporcionar, en la medida de lo posible, contención emocional y orientar a los afectados temporal y espacialmente.

-Recogida de información: preguntar a los afectados en busca de identificar las necesidades y preocupaciones inmediatas especialmente sobre los acontecimientos vitales estresantes previos.

-Asistencia práctica: explorar y analizar necesidades inmediatas, priorizar y reordenar las necesidades y planificar consensuadamente las necesidades y acciones que han de llevarse a cabo; por ejemplo, en algunos casos se requiere atención médica antes de poder telefonear a un familiar.

-Conexión con la red social de apoyo: fomentar la conexión con su red social de apoyo ayudando a realizar las acciones de búsqueda necesarias.

-Pautas de afrontamiento: informar de las reacciones básicas de estrés esperables -físicas y psicológicas- en un evento de esa magnitud, dar pautas de comunicación de malas noticias a niños, enseñar técnicas básicas de relajación, dar pautas de higiene del sueño y normalizar la sintomatología propia de estrés agudo.

-Conexión con servicios externos: informar de tiempos aproximados para pedir ayuda a un especialista dejando conectada a la persona con la red de salud pública o privada y reforzar el mantenimiento de un contacto adicional en caso de crisis.

Las condiciones mínimas para aplicarse este tipo de ayuda serían: un lugar seguro y amplio donde apartar a los afectados del escenario traumático, con opciones de impedir la entrada y la visión de los medios de comunicación para garantizar la privacidad así como con disponibilidad de comida, bebida y ayuda para los menores.